sábado, 30 de marzo de 2013

Potaje de garbanzos con collejas y bacalao. O mi versión del potaje de viernes santo

Ingredientes:

-Garbanzos
-Collejas
-Bacalao desalado
-Una cebolla
-Una cabeza de ajos
-Un tomate maduro
-Pimentón de La Vera
-Una pizca de cominos
-Un poquito de perejil
-Una rebanada de pan tostado.
-Unas hebras de azafran
-Aceite de oliva virgen extra de la Sierra de Segura

Y al lío,





                             
                                 De procurarnos las collejas se ocupó la gran Araceli,
                                 a sus 87 años y con un incipiente deterioro cognitivo
                                 aún mantiene intacta la ilusión por buscar este exquisito
                                 manjar silvestre.


                                Ella las encontró y se empeñó en cogerlas con sus manos.

Hace unos años le comenté la posibilidad de sembrar collejas y al tiempo me dio una bolsita con tierra y simiente de collejas que ella se había ocupado de coger en el momento justo. Me dijo: "toma y la siembras, y sentenció, y si la tierra la quiere..." Poesía pura. La tierra la quiso y aquella simiente nos dio excelentes collejas en un rincón de nuestro modesto hortalillo.

                                   
                                Estas son silvestres, recogidas en la tarde del jueves santo
                                durante un agradable paseo entre chorrá y chorrá de lluvia
                                junto a la Fuente de los perritos.






                      Cocer los garbanzos cubiertos de agua con un pimiento rojo seco
                                                     y una hoja de laurel




Hacer un sofrito, soporte espiritual de todo guiso, con la cebolla a la que añadimos el pimentón una vez dorada y en seguida el tomate rallado.


Hacer un majado con la rebanada de pan tostado, los ajos asados, los cominos, el perejil, el azafrán  y la carne del pimiento que habíamos echado junto a los garbanzos.


                                       Aquí radica gran parte del éxito de este plato.
                                       Añadir esta pasta a la olla de los garbanzos.






            Cuando los garbanzos estén cocidos, añadir las collejas y después, el bacalao desmigado.



                                     Y así quedó este contundente y delicado plato.



                                 Dos de los comensales prefirieron añadirle panecillos.





Y así pasamos el viernes santo. Después dimos una vuelta con mi amigo Juanjo, el gran Arsenio, y familia por el pantano del Tranco. Ni los más viejos del lugar  lo habían visto tan rebosante de agua clara.









                                    Y un cafelito en Hornos para templar los cuerpos.

4 comentarios:

  1. Ya se porque me gusta tanto este blog...
    No solo por sus fotos, tan autenticas y serranas...
    Es por su cocina tradicional!!
    El lentejista

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Pedro. Un saludo

    ResponderEliminar